El debate de la vacuna ¿Es seguro el mercurio en las vacunas?

Por Craig Stellpflug, NDC
Traducido por Matias Díaz

El gran debate

¿Qué es peor, el metilmercurio o el etilmercurio? El metilmercurio es la forma orgánica de mercurio que se encuentra en los peces y otras especies acuáticas. El Etilmercurio es la supuesta forma “segura” de mercurio utilizado en las vacunas, pañales, Kotex y otros bienes. Big Pharma afirma que la forma de etilmercurio utilizado en productos farmacéuticos se descompone rápidamente en el cuerpo humano y es supuestamente inofensivo para los humanos. Las afirmaiones del CDC sobre el mercurio, Faq: “las exposiciones de bajo nivel al etilmercurio de las vacunas son muy diferentes de las exposiciones al metilmercurio a largo plazo, ya que el etilmercurio no se queda en el cuerpo.” [1]

Por el contrario, en 1977, un estudio ruso encontró que los adultos expuestos a concentraciones significativamente menores de etilmercurio que las que los niños estadounidenses reciben de las vacunas infantiles han sufrido daños cerebrales años después. Posteriormente, Rusia prohibió el brebaje comercial de etilmercurio, timerosal, a partir de las vacunas de los niños. Dinamarca, Austria, Japón, Gran Bretaña y los países escandinavos pronto siguieron su ejemplo. El Profesor Boyd Haley de la Universidad de Kentucky dice; “No podría incluso construirse un estudio que muestre que el timerosal es seguro. Es simplemente demasiado tóxico. Si se inyecta timerosal en un animal, su cerebro va a enfermar. Si se aplica a los tejidos vivos, las células mueren. Si lo pones en una placa de Petri, la cultura muere. Sabiendo estas cosas, sería sorprendente si uno pudiera inyectarlo en un bebé sin causar daños.” [2]

Breve historia de timerosal

El gigante Big Pharma Eli Lilly fue el primero en desarrollar y probar el timerosal en la década de 1930. Ellos sabían de inmediato que su producto causó daños – e incluso la muerte – tanto en animales como en humanos. En 1930, Eli Lilly inyectó timerosal en veintidos pacientes con meningitis terminal y cada uno de ellos murió prematuramente en cuestión de semanas. Un documento emitido por Pittman-Moore en 1935, advirtió a Lilly que sus afirmaciones sobre la seguridad del timerosal “no se comprueban con el nuestro.” [3] los perros utilizados en el estudio de Pittman donde las vacunas a base de timerosal se inyectaron en ellos se enfermaron llevando a los investigadores a concluir que el etilmercurio es “insatisfactorio como un suero destinado a ser utilizados en los perros.”

En realidad etilmercurio, es más tóxico que el metilmercurio

La industria de las vacunas que sostiene que etilmercurio plantea poco peligro, ya que se descompone rápidamente y es eliminado por el cuerpo. [4] Sin embargo, varios estudios, incluyendo uno publicado por los Institutos Nacionales de Salud muestran cómo etilmercurio es en realidad más tóxico para el cerebro en desarrollo e incluso se queda en el cerebro más tiempo que el metilmercurio. [5] En los Archivos de Toxicología publicados en 1985 es un estudio comparativo que utiliza dosis similares de etilmercurio y el metilmercurio en ratas para encontrar que las ratas tratadas con etilmercurio tenían mayores cantidades de mercurio inorgánico en los riñones y el cerebro después de 10 días. [6] Un estudio de los NIH en 2005 encontró que el etilmercurio es más tóxico para el cerebro que el metilmercurio y cruza la barrera hematoencefálica más rápido para convertirse en mercurio inorgánico – que es más difícil de excretar y se queda en el cerebro más tiempo y en niveles mucho mayor. [7] En el libro, ” Evidencia de daños: Mercurio en la Vacunación y la Epidemia de Autismo” de David Kirby aparecen 436 notas científicas relativas a los efectos del mercurio.

¿Qué significa esto para nosotros?

Los bebés son más susceptibles al daño del mercurio que los adultos. A los dos meses de edad, el cerebro infantil está en una etapa crítica de desarrollo y ya ha recibido varias vacunas cargadas con mercurio. Nuestro gobierno junto con Big Pharma han demostrado ser más expertos en el control de daños PR que en proteger la salud de nuestros hijos. El CDC realmente pagado la OIM para llevar a cabo un estudio que encubre los riesgos del timerosal, mientras que, literalmente, ha ordenando a los investigadores a “descartar” el enlace del timerosal con el autismo. [4] Incluso el propio epidemiólogo de los CDC, Tom Verstraeten, analizado su enorme base de datos concluyó “Yo estaba en realidad aturdido por lo que vi.” Admitió a la vez que el timerosal parecía ser el responsable de un aumento dramático en el autismo, junto con una larga lista de otros trastornos neurológicos, incluyendo retrasos en el habla, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad.

Conclusión

Algunos dirían que la ciencia es mejor dejarla a los científicos. Pero, ¿dónde deja eso a la familia todos los días cuando los científicos corruptos junto con títeres de las agencias de salud esconden hechos, manipulan los estudios, celebran reuniones a puertas cerradas y aprueban leyes en consecuencia? Nosotros y nuestros hijos estamos personalmente en peligro por las consecuencias de este abierto encubrimiento, la codicia, no la ciencia y los estudios amañados. Le recomiendo que cada uno haga su propio estudio en profundidad de los hechos y llegue a sus propias conclusiones.

¿Confía en el gobierno? “In God We Trust” (en Dios confiamos) – no en el hombre.

Lee este artículo también: La Mortal Vacuna Contra el VPH  Una vacuna que usted debe evitar a toda costa

Authored by Cancer Nutritionist Craig Stellpflug NDC, CNC, Dayspring Cancer Clinic Scottsdale, AZ
Copyright 2011 Craig Stellpflug© Permission is hereby granted to copy and distribute this article but only in its entirety

Leave a Reply

Your email address will not be published.